Vuelos destacados

El placer de viajar

Categoría: Destinos Página 2 de 3

NYC02: Cuánto cuesta viajar a Nueva York

En este episodio de Pre Embarque vamos a calcular el presupuesto necesario para unas vacaciones en New York.

Leer más

Una visita al One World Observatory: lo más alto de Nueva York

Inaugurada en 2014, los datos técnicos ya impresionan: según Wikipedia, el edificio tiene 417 metros de altura (exactamente los mismos de la World Trade Center original, derribada en 2001). Con la antena superior se llega a los 541m, lo que la convierten en la torre más alta de Occidente y uno de las 5 más altas del mundo. Su construcción costó 3.900 millones de dólares y, como es sabido, está ubicada en el tristemente famoso ground zero del atentado terrorista.

La entrada básica es de 34 dólares para los adultos y de 28 para chicos entre 6 y 12 años. Los menores de 6 entran gratis. Una característica importante es que los tickets se compran con día y hora y no es como otras atracciones que sirven para cualquier momento. Esto supone al mismo tiempo una desventaja (porque es necesario planificar con precisión) y una ventaja, porque no se forman tantas colas para ingresar ni se amontona tanta gente arriba. También se ofrecen entradas más caras, con accesos preferenciales, tours guiados y hasta con flexibilidad horaria.

Queda claro que para los norteamericanos, y más puntualmente para los neoyorkinos, levantar este edificio significó mucho más que una torre llena de oficinas comerciales. Es literalmente llenar el vacío que les quedó aquella mañana del 11 de septiembre del 2001, cuando dos aviones secuestrados a manos de terroristas destruyeron las Torres Gemelas. Es el símbolo del renacimiento, la autodemostración que el espíritu americano triunfa aún en las peores circunstancias.

Y ése es el concepto que unifica las muestras multimedia que están ubicadas en el acceso. Porque luego de pasar los controles de seguridad y antes de los ascensores que nos llevarán a la cima se atraviesan unos pasillos con pantallas de alta definición en las cuales se pueden ver los testimonios de distintos protagonistas de la reconstrucción, entre ellos arquitectos y obreros.

Los ascensores también son parte del moderno show. Las paredes de los 5 elevadores están recubiertos de pantallas de LED, donde se proyecta una animación sobre el crecimiento de la ciudad desde el Siglo XVII hasta hoy. Esta especie de time lapse dura menos de 50 segundos, lo que le demora al ascensor llegar hasta el piso 102.

Una vez arriba, otra proyección multimedia y, sorpresivamente… No, no vamos a spoilear.

Las primeras vistas de la ciudad sorprenden. Por más que ya hayamos estado en el Empire State o en Top of The Rock. Incluso, a los más veteranos que recordamos haber subido a las Twin Towers hace décadas.

El observatorio, en realidad, está integrado por tres pisos diferentes y en cada uno encontramos distintas opciones. El Main Observatory está en el piso 100 y es desde donde se puede disfrutar la panorámica de 360º. En los otros dos pisos hay sectores más específicos, como el bar donde te podés sentar a tomar unos tragos con vista al infinito.

En una de las puntas está el City Pulse, un círculo de pantallas que proyectan imágenes de la ciudad que está allá abajo. Justo detrás, hacia el norte, la vista más esperada: el Empire State y los demás rascacielos que se recortan en el horizonte.

¿Qué distingue este mirador de los otros? Por empezar, la tecnología. Evidentemente, el objetivo de quienes pensaron el OWO fue complementar la vista extraordinaria con las pantallas y el espectáculo multimedia. El desafío está en no competirle ni opacarlo.

Otra gran diferencia: no hay miradores exteriores (como en los otros edificios emblemáticos y como en las viejas Torres Gemelas). De alguna manera, la ausencia de ruido ambiente, de viento y de temperatura natural le resta puntos a la experiencia. También los reflejos en los cristales son una contra.

Es muy difícil establecer cuál de los tres miradores es mejor. Resulta, sin dudas, una experiencia muy personal. Lo único indiscutible es que vale la pena pagar la entrada y subir al One World Observatory. Y recién después, establecemos el ranking.

La cola para ingresar al observatorio

El acceso

Las pantallas multimedia que detallan la reconstrucción

Testimonios de quienes trabajaron en la construcción del edificio

Más multimedia para anticipar un espectáculo único

El espacio es muy amplio y no hay tanta gente amontonada

La gente se encandila por las vistas del atardecer

Los reflejos y la suciedad en los cristales complican un poco

Es obligatorio quedarse hasta el final.

 

Cuánto cuesta viajar a Nueva York

¿Cuánta plata vamos a gastar si nos animamos a viajar a Nueva York? Es una pregunta crucial para encarar la planificación. El bolsillo siempre manda y, por más consejos de ahorro que te cuenten, al fin y al cabo habrá que poner los dólares.

Por supuesto que hay muchas posibilidades diferentes —que van desde una habitación compartida en Queens hasta una lujosa suite en el Plaza—, pero el objetivo de este posteo es tener una referencia adecuada para el turista promedio.

Para clarificar, el presupuesto puede repartirse entre los rubros pasaje, alojamiento, comida, transporte y entretenimiento. Al margen de todo queda un rubro extra, el de las compras, que no resulta indispensable para encarar el viaje, y que cada uno evaluará cuánto gastar de acuerdo a sus posibilidades. De más está decir que es requisito tener pasaporte al día y visa para ingresar a Estados Unidos (salvo excepciones, tiene un valor de 160 dólares por persona).

Pasajes

En blogs y foros se sugieren muchos trucos para conseguir mejores precios, como buscar determinado día de la semana, probar de madrugada, comprar con determinados meses de anticipación, esperar hasta el último día, navegar de incógnito y muchas más. Lo cierto es que estas recomendaciones no son científicas, sino que pueden funcionar o pueden fallar en proporciones iguales. Sí hay una lógica en la fluctuación del precio de los pasajes —que tiene que ver con la tasa de ocupación del vuelo y el tiempo que falta para la fecha— pero es al margen de las políticas de precios (y de ofertas) de cada vendedor en particular.

Aquellos que tengan flexibilidad de fechas serán los que lleven todas las de ganar. Podrán aprovechar ofertas de última hora o promos específicas que lancen las aerolíneas o los portales. Para los que deban pedir las vacaciones o dependan del calendario escolar tendrán que saber que el presupuesto aumentará.

Las mejores épocas del año teniendo en cuenta los precios suelen ser mayo-junio y septiembre-noviembre, con un ticket promedio de 900 dólares. Y durante las vacaciones los precios se disparan, llegando casi a 1200 dólares en enero-febrero y julio.

Si no es posible elegir fechas, una alternativa para bajar costos es viajar con más escalas. Todo, no se puede.

Alojamiento

Los valores de los hoteles varían mucho de acuerdo a la temporada del año. Si bien no hay temporadas bajas y altas muy marcadas, los precios sí cambian. Más allá de las ofertas que siempre aparecen en portales específicos y de los eventos puntuales que pueden modificar radicalmente los precios (un feriado como el Día de Acción de Gracias o Año Nuevo; la Maratón de noviembre o la Comic-con de octubre).

¿Qué define una buena relación precio-calidad? Si tiene desayuno, el tamaño de la habitación, la limpieza, la ubicación (al menos, en relación al subte). Si tiene heladera y microondas puede valer unos dólares extra porque ayudará a ahorrar luego en algunas comidas.

La opción más barata, un hostel con habitación y baño compartidos, cuesta entre 80 y 120 dólares la noche (para dos personas).

La habitación doble en un hotel 2 estrellas, bien ubicado, oscila entre poco más de 100 dólares la noche en enero-marzo y va subiendo a lo largo del año hasta casi 300 dólares a fines de diciembre, con una pequeña caída para el verano boreal (julio-agosto). Por otra parte, una doble en un 3 estrellas cotiza desde 150 para enero-febrero hasta 400 en diciembre.

Siempre hay que tener en cuenta que en Estados Unidos los precios se indican sin impuestos, que varían de ciudad en ciudad. En Nueva York hay que sumar el 15%. Y por favor, hay que leer toda la descripción y letra chica: muchos alojamientos tienen un precio más bajo que la media pero luego suman cargos extra que no son optativos (acceso al gym, internet).

Consejo: reservar siempre en sitios que permitan cancelaciones gratuitas y seguir buscando más sobre la fecha. Es habitual que algunos portales, como Booking, lancen descuentos muy importantes. Si así fuera, simplemente reservamos con el nuevo valor encontrado y luego cancelamos la primera reserva.

Advertencia sobre Airbnb: es un sistema muy práctico y conveniente, pero a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades, en NYC todavía no ha sido legalizado. Es muy cierto que se consiguen precios mucho más bajos que en hoteles, pero hay varias cosas por confirmar. Una de las más importantes, a nuestro criterio, es que suelen ser edificios sin ascensor. Y según reportan varios turistas, últimamente se han incrementado muchísimo las cancelaciones por parte del propietario, lo cual implica tener que salir a buscar otra opción contrarreloj. A veces, un puñado de dólares extra vale la tranquilidad.

Comida

El cálculo simple y rápido para hacer es de 20 dólares por persona por día, suponiendo que el hotel tenga desayuno, haciendo un almuerzo rápido al paso y eligiendo inteligentemente los lugares. Se llega a ese valor compartiendo bebidas en las cadenas que incluyen refill gratuito, aprovechando las promos en locales de comidas rápidas (no los combos de McDonald’s, por ejemplo, sino los productos en oferta). Incluso es muy ventajoso comprar fiambre y pan en un supermercado y llevarlos en la mochila para un tentempié en medio de las caminatas, o pasar por un Deli o un CVS de camino al hotel y cenar en la habitación. La diferencia en tax, en propinas y en precios se nota mucho.

Transporte

Ya quedó dicho en otros posteos: la Metrocard ilimitada es indispensable. Sale 32 dólares por persona y puede ser utilizada todas las veces que se quiera, tanto en subtes como en buses, durante una semana. Con esto no será necesario otro gasto, con excepción de los traslados a los aeropuertos. Para ello, 10 dólares extra por persona en transporte público, unos 50 en combis y aproximadamente 170 dólares para un taxi (ida y vuelta).

Entretenimiento

En este rubro englobamos las entradas a museos y espectáculos, los tickets para subir a los observatorios y demás. Es también relativo, porque bien puede disminuirse al mínimo y disfrutar de las muchas opciones gratuitas que ofrece la ciudad.

Un recorrido básico podría incluir la subida al mirador del Empire State (37 dólares los adultos, 31 los menores), el 9/11 Memorial and Museum (24 para adultos, 15 para menores), el viaje a la Estatua de la Libertad y Ellis Island (usd29 y usd19, incluyendo el acceso a la corona), la entrada a alguno de los grandes museos (Guggenheim, Moma y MET cobran 25 dólares cada uno para mayores, los menores entran gratis).

Este combo suma 115 por adulto y 65 por cada menor.

Un musical de Broadway sería otro indispensable. Y acá las entradas también varían mucho de acuerdo al cartel. Porque un gran secreto a voces es que prácticamente todos los espectáculos ofrecen descuentos y para conseguirlos no es obligatorio hacer la larga cola en la famosa boletería de Times Square: existen páginas web que los venden ya rebajados (PlayBill.com y BroadwayBox.com son dos de ellos).

Eso sí: los grandes éxitos no se consiguen con descuento. The Lion King tiene entradas desde 100 dólares, Wicked arranca en 89. Otros clásicos más añejos tienen valores mucho más accesibles: School of Rock parte de usd59; Chicago se consigue por usd50 y Hello Dolly por 39. A esos valores hay que agregarles impuestos y cargos varios, lo cual lleva el precio un 15% más arriba.

 

 

[table id=1 /]

Cómo moverse por Nueva York

La isla de Manhattan no es muy grande: tiene menos de la mitad de superficie que la ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, tiene el doble de densidad de población. Y durante el día, ese número se multiplica por cinco, con toda la gente que llega de las ciudades aledañas para trabajar en la Gran Manzana.

Como es de esperar en una metrópolis de esta envergadura, el tráfico es muy complicado y termina convirtiendo los taxis y a Uber en muy caros. El servicio de buses está muy extendido por la isla y también se puede pagar con la Metrocard ilimitada, y si bien es cierto que viajando en colectivo se puede ver mucho más la ciudad, los embotellamientos te hacen desaprovechar tiempo precioso. Así, la gran estrella para moverse termina siendo el metro.

La gran mayoría de las calles de Manhattan está numerada, con excepción de la zona sur y de alguna avenida (Broadway, Lexington, Park y Madison). Entonces: salvo abajo, las calles van subiendo hacia el norte, de la 1 hasta la 220.

¿Cómo hacer para ubicarse? Muy fácilmente: en todas las estaciones de subte, al momento de tener que elegir qué dirección tomar, hay dos palabras clave: Uptown y Downtown. Como el nombre lo dice, la numeración subirá hacia Uptown y bajará hacia Downtown.

Times Square, por ejemplo, está en Broadway y 46. Para ir en subway desde ahí hacia Central Park, que comienza en la 59, hay que dirigirse hacia Uptown; para ir al World Trade Center, hacia Downtown.

Si recordamos esa regla de oro, moverse por Nueva York será realmente simple.

Apps para moverse por NYC

Google Maps. No es ningún secreto que esta aplicación nos soluciona la vida, tanto si tenemos internet como en su versión offline. Permite marcar los puntos de interés y te guía cómo llegar a ellos, caminando o en transporte público. Recomendación: descargar previamente los mapas, así la navegación es más rápida y se ahorran datos del plan. Para Android y para iOS.

Mapas del Metro. La aplicación oficial de la MTA, con los mapas y los recorridos de todas las líneas de subway y buses. Para Android y para iOS.

Maps.Me. También para usar sin conexión a internet. Disponible para Android y para iOS.

Here WeGo. Permite marcar dos puntos de la ciudad y devuelve las instrucciones para llegar más rápidamente. Para Android y para iOS.

CityMaps2Go. Permite armar itinerarios y ver información sobre los sitios a visitar. También tiene la red del Metro. Para Android y para iOS.

Uber. Siempre te puede sacar de un apuro tener una cuenta ya configurada. Para Android y para iOS.

Los micros turísticos de Nueva York

Como en muchas otras ciudades del mundo, los micros turísticos hop on hop off, que hacen varias paradas a lo largo del recorrido y de los cuales podés bajarte y subirte cuantas veces quieras, recorren las calles de New York a lo largo y a lo ancho.

Es un servicio interesante que puede ser abordado de diferentes maneras. Por ejemplo, puede servir para el día en el que llegás a la ciudad, así te da un pantallazo general y te saca las ganas de conocer todo junto. Si ésa es la decisión, podés ir marcando en un mapa los barrios o lugares que más te gustaron, para poder dedicarle más tiempo otro día. Otro buen momento para aprovechar esta modalidad es un día de lluvia o de mucho frío. Si querés evitar meterte en un museo o en un shopping, podés seguir recorriendo sin sufrir el clima.

Los micros son cómodos, con la opción de sentarte en el primer piso para ver mucho más la ciudad, aunque lógicamente el frío, la lluvia o el intenso sol pueden complicar.

Hay varias empresas que ofrecen este servicio. Todas tienen un guía en inglés que va describiendo los lugares por los que van pasando y, para los que entiendan el idioma, será mucho más enriquecedor y completo que la versión grabada en castellano.

Big Bus cobra 49 dólares por persona por el ticket clásico (39 para chicos menores de 15 años), que dura todo el día, desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Estos horarios pueden variar con las estaciones del año, así que es recomendable confirmar en la página web de la empresa.

A través de sus cuatro recorridos te llevan por todo Manhattan y por Brooklyn. Difícilmente puedas hacer todo, sobretodo si tenés pensado descender en algún punto. Entonces vale la pena evaluar sacar el ticket por dos días, que cuesta 10 dólares más.

Los recorridos de Big Bus se llaman Downtown, Uptown, Midtwown y Brooklyn, que se entrecruzan para que puedas combinarlas. También te ofrecen una aplicación para Android y para iOS, con los mapas, las paradas y los horarios.

En total son cerca de 40 paradas por los puntos turísticos más destacados, esos que se describen en todas las guías de viaje. Por ejemplo: Times Square, Grand Central Terminal, la 5ta Avenida, los museos Met y Guggenheim, el World Trade Center, los barrios de Soho, Tribeca, East Village, Upper West Side…

Un extra del ticket por dos días es que te incluyen la opción de un tour nocturno o de un paseo en barco que pasa cerca de la Estatua de la Libertad (no para) y por abajo de algunos puentes. Sin dudas, una gran opción para tener buenas vistas sin gastar extra.

Las empresas

El mapa de recorridos y paradas de Big Bus

Cómo llegar de JFK al centro

El aeropuerto más grande de Nueva York es el JFK, y luego de decidir cómo volar hasta allá y dónde alojarnos la siguiente duda que surge inmediatamente es… y cómo llegamos desde el aeropuerto hasta el hotel?

Como corresponde a una gran ciudad, hay varias opciones.Más rápidas, más baratas o más cómodas, tenés para elegir. Pero todas son seguras.

Viajar en taxi

Desde JFK hasta cualquier punto de Manhattan el taxi tiene una tarifa plana de 52 dólares, a los cuales hay que sumarle peajes y propina. El presupuesto, entonces, es de aproximadamente 75 dólares. Suele haber bastante cola de gente esperando, pero es bastante fluido. Los autos son bastante amplios, con lugar para tres o cuatro pasajeros (a veces te permiten viajar en el asiento del acompañante) y buen espacio para valijas. A cargo de organizar la fila, sobretodo en horas pico, hay un agente de la TLC, el organismo municipal que regula los taxis, y que va a preguntarte a dónde vas, para registrarlo en un dispositivo electrónico que además te da el ticket. Muy ordenado y dinámico. Se puede pagar directamente con tarjeta cuando llegás a destino, siempre agregándole la propina. El viaje hasta Manhattan no es muy atractivo, sobretodo la primera parte, porque las autopistas pasan por zonas bastante grises.

Viajar en Uber

Debido a la tarifa plana que ofrecen los taxis tradicionales, Uber no resulta negocio desde JFK, y habrá que estar atentos al tráfico, a la tarifa dinámica (de acuerdo a la demanda) y, principalmente, a la zona donde quede el hotel. Un viaje desde el aeropuerto hasta Times Square te puede costar unos 75 dólares con UberX y no menos de 100 dólares con UberXL (autos más grandes de hasta 6 pasajeros o para muchas valijas). Podés calcular la tarifa con el estimador online, pero recordá que siempre es aproximado.

Viajar en transporte público

Tren y subte es la opción más barata. Te saldrá apenas 7,75 y si bien la combinación es simple, el viaje tiene algunas complicaciones. No vamos a mencionar la cantidad de gente y las subidas y bajadas con las valijas por las escaleras de las estaciones porque es algo evidente.

En JFK hay que buscar los carteles del AirTrain y revisar en el mapa la combinación que más convenga para tu hotel. Para llegar a la zona de Times Square, por ejemplo, hay que bajarse en Jamaica Station y ahí tomar el E, la línea azul. Ese AirTrain no se paga a la entrada, sino a la salida del andén, en unas expendedoras automáticas. Ese ticket no sirve para el subte, por lo que unos metros más adelante vas a tener que comprar el pasaje de metro en otras máquinas. Una sugerencia que no suele fallar es la Metrocard ilimitada por 7 días, que te cuesta 32 dólares por persona pero, como su nombre lo dice, la podés usar todas las veces que quieras durante ese tiempo.

Viajar en micro

También está el NYC Airporter, que te cuesta 19 dólares (35 si comprás ida y vuelta). Es un bus grande y cómodo que funciona desde las 6 de la madrugada hasta la medianoche y tarda una hora y media, de promedio. Tiene tres paradas ya estipuladas, que son Grand Central Terminal (41 y Lexington), Penn Station y la Port Authority Bus Terminal (42 entre las avenidas 8 y 9).

Además, si te vas a hospedar en algún hotel de Times Square o de la zona Midtown, te ofrecen un servicio gratuito de vans que te lleva hasta la puerta. Para viajar desde Manhattan hacia el aeropuerto no te pasan a buscar por el hotel.

Viajar en combis compartidas

Una opción que resulta más barata que el taxi y más cómoda que el subte es contratar el viaje con una camioneta en la que compartís el viaje con otros turistas. Hay varias empresas, pero por ejemplo SuperShuttle cobra 25 dólares por llevarte a cualquier hotel de Manhattan. Te incluye una valija por persona y probablemente te de una vuelta por la ciudad repartiendo a otros pasajeros antes de que llegue a tu destino. Y si son una familia grande o viajaste con varios amigos podés optar por el servicio sin paradas, que te sale 125 dólares por hasta 10 pasajeros.

 

La recomendación es llegar con esta decisión ya tomada de antemano, porque entre el cansancio del viaje, el stress de llegar y cargado de valijas, no es buena idea improvisar.

3 paseos imperdibles para hacer en Buzios

Buzios es un balneario que se encuentra relativamente cerca de Río de Janeiro. Con turismo todo el año, hace tiempo que se ha transformado en un destino elegido por quienes disfrutan de las playa, la comida y la naturaleza.  Envuelto en un ambiente único, este balneario atraé visitantes de todas partes del mundo, y,   para quienes estén planeando visitar Buzios, les recomendaremos 3 lugares, que a nuestro criterio son imperdibles, pero no se preocupen,  también les explicaremos el por qué de nuestra elección:

1) Escultura de los tres pescadores

Escultura de los tres pescadores – Buzios

Buzios es originalmente un pueblo de pescadores, y claro está, la escultura hace referencia a esta histórica actividad llevada a cabo por sus habitantes. Más alla del monumento, el sitio en el que se encuentra representa el corázon de este pueblo. Se puede visualizar desde una costanera peatonal repleta de bares y negocios con vistas magnificas hacia el mar.  Nuestro consejo es sin dudas recorrerlo en el atardecer, donde podrán apreciar una puesta de sol estupenda en un ambiente inigualable.

Costanera – Buzios

Aquí tuvimos la colaboración de una modelo que se prestó para la foto 🙂

Paseo Costanera – Buzios

2) Paseo en barco

Paseo en escuna – Buzios

Es sabido que la mayoría de los balnearios a lo largo de todo Brasil cuentan con paseos marítimos para que los turistas puedan realizar distintas actividades recreativas en el mar y Buziós, obviamente, no es la excepción.  Existen diversos paseos, algunos de 3 horas y otros que duran todo el día. La extensión dependerá de la cantidad de playas que puedan visitar y los momentos «libres» para tirarse a nadar en el medio del mar con amigos o familia.

Paseo en escuna – Búzios

Estos paseos son imperdibles porque no solo nos darán una visión de Búzios distinta al observarla desde el agua, sino que podremos conocer playas a las que no se puede acceder caminando, o bien disfrutar de paisajes maravillosos, ideales para tomar fotografías. La mayoría de estas excursiones cuentan con entretenimiento, música y bebidas a bordo, lo que la convierte en una opción ideal para todos.

Paseo en escuna – Búzios

No recomendamos un lugar en particular donde contratar los paseos, ya que estos se venden en casi todos los locales de excursiones dentro de Búzios, solo es cuestión de consultar precios y optar por el más conveniente.

3) Rua das pedras

Rua das pedras - Búzios

Búzios tiene un centro, ubicado principalmente en la calle «Rua das pedras» que a la noche se transforma en una peatonal donde los turistas se encuentran con un ambiente maravilloso, rodeados de  velas y luces de colores, con música de bossa nova de fondo,  y artistas callejeros desplegando todo su talento.  Es tan grande la variedad de atracciones que hay en esa zona cada noche, que resulta imposible elegir una sola por encima de otra.

Oferta gastronómica – Búzios

A la hora de comer, esta zona también es un parada obligada para degustar todo tipo de platos que van desde los más exóticos hasta los más tradicionales. Para aquellos que disfrutar los mariscos encontrarán muchas alternativas, como copa de camarones, lulas (rabas) o langostinos. Les recomendamos que observen las pizarras que cada restaurant pone en su puerta con ofertas, pescas del día y menues completos.  Todos aquellos que no les gusta la comida de mar, no se preocupen que van a poder optar por pizzas, hamburguesas y pastas muy sabrosas también 😉

Búzios de noche

Recuerden que para ir a Buziós la mayoría lo hace llegando desde Río de Janeiro. Les dejamos las ultimas ofertas de vuelos a Río de Janeiro y hoteles para reservar. Hasta pronto!

 

ENCONTRAR VUELOS DISPONIBLES A RIO DE JANEIRO 

RESERVAR HOTEL EN BUZIOS

RESERVAR AUTO RIOR DE JANEIRO 

 

 

 

Hilton Barra: el hotel destacado de Río de Janeiro

Cualquier turista que viaja a la ciudad de Río de Janeiro planea por lo general hospedarse en un hotel cercano a la playa, en la mítica zona de Copacabana. Sin embargo, si consultamos en TripAdvisor, la comunidad de viajeros más importantes del mundo, veremos que existe un hotel, catalogado por los mismos huéspedes, como el mejor de los hoteles en Río de Janeiro, y que se encuentra alejado de la playa y el centro de la ciudad. Ese hotel es el Hilton Barra y a continuación les intentaremos explicar por qué es diferente a los demás.

Hilton Barra de noche 

Desde el comienzo de la estadía, este hotel ,construido en la zona de Barra de Tijuca, recibe a sus pasajeros con obsequios de bienvenida que sirven como gesto de atención y cordialidad.

Hilton barra – Cookies de bienvenida

Las habitaciones son espaciosas y están perfectamente acondicionadas para un descanso ideal.

Habitación Hilton Barra

 

En la terraza, se encuentra la piscina, con un diseño destacado, que ofrece unas magnificas vistas de Barra de Tijuca, tanto de día como de noche.

Piscina Hilton Barra

 CONSULTA DISPONIBILIDAD EN HILTON BARRA   

Piscina vista nocturna Hilton Barra

El hotel se encuentra en una zona en pleno desarrollo y cercana al Parque Olímpico creado para los últimos juegos del 2016.  Justo enfrente existe un shopping que sirve como alternativa para que los pasajeros puedan almorzar, cenar o pasear.

Vista panoramica del Hilton Barra

A la hora de pensar en las ofertas gastronómicas de la zona, no hay que descartar la opción de cenar dentro del hotel mismo. Si bien el menú no es económico, la variedad de platos y la calidad de los mismos merecen ser probados.

Cena Buffet Hilton Barra

Y para aquellos que consideran que la visita a Río de Janeiro no podría ser concebida sin ir a la playa, el Hilton Barra ofrece en temporada alta el  traslado a las playas más cercanas (Praía do Pepe) con un servicio de reposeras sin cargo.

En conclusión, este es un buen ejemplo de cómo un hotel que no cuenta con la mejor ubicación puede apoyarse en sus fortalezas para sobresalir del resto y quedar en la consideración de sus huéspedes para siempre.

CONSULTA DISPONIBILIDAD EN HILTON BARRA    

 

5 Playas de Sudamérica para visitar en este verano

Si ya estás planeando el destino de tus próximas vacaciones y soñás con relajarte en en lugares donde el mar y la arena se fusionan regalandote momento inolvidables, entonces no te podés perder nuestra selección de las 5 mejores playas de Sudamérica para visitar este verano. En cada destino incluimos relatos de viajeros  que han disfrutado ese lugar.

1 – BAHIA DO SANCHO (FERNANDO DO NORONHA, BRASIL)

BAHIA DO SANCHO

BAHIA DO SANCHO

«En esta playa no se necesita nada… si tienes un snorkel y una mascara, podés disfrutar todo el día mirando las maravillas de la fauna marina… muchas tortugas y hasta pulpos. El acceso por un camino de más de doscientos metros hacen que cuando llegues a ese lugar, te parezca encontrar el paraíso.»

RESERVAR HOTEL EN FERNANDO DO NORONHA 

 

2- CAYO DE AGUA (PARQUE NACIONAL LOS ROQUES, VENEZUELA)

CAYO DE AGUA

CAYO DE AGUA

«El Agua es totalmente limpia y cristalina, se pueden apreciar varios peces de colores, se puede caminar a lo largo de una especie de monticulo que une dos pequeñas islas de fina blanca arena, hay que tener precaución con el sol porque es muy fuerte.»

RESERVAR HOTEL EN PARQUE NACIONAL LOS ROQUES 

 

3- LOPES MENDES (ILHA GRANDE, BRASIL)

LOPES MENDES

LOPES MENDES

«No tiene nada que enviediarle a Playa del Carmen o Cancún. El color del agua es espectacular y su estado de virginidad la hace mas especial todavía. Su acceso no es fácil pero vale varias visitas en tu estadía por Isla Grande.»

RESERVAR HOTEL EN ILHA GRANDE 

 

4- PRAIA DOS CARNEIROS (BRASIL)

 

PRAIA DOS CARNEIROS

PRAIA DOS CARNEIROS

«Fantásticas vistas, brisa acogedora, aguas transparentes , simpatía brasilera por doquier junto al regalo de la naturaleza que se permite apreciar con un equipo de snorkel.»

RESERVAR HOTEL EN PRAIA DOS CARNEIROS  

 

5- FORNO BEACH (ARRAIAL DO CABO, BRASIL)

FORNO BEACH

FORNO BEACH

«Hermosa por dónde se la mire! Te llevan en barco, es una playa virgen, arena blanca como harina, mar transparente turquesa, supera playas del caribe. Una belleza indiscutible, no dejen de hacer el paseo en barco para visitar esta playa!»

RESERVAR HOTEL EN ARRAIAL DO CABO 

Si querés conocer otras fantásticas playas de Sudamérica, te recomendamos que consultes los últimos vuelos destacados que encontramos para la región!

 

Mundo Nómade, piloto

Una serie de episodios semanales en video de corta duración (alrededor de 3 minutos) recorriendo el mundo.
El concepto es no centralizarlo en una figura conocida que transmita su experiencia, sino que el verdadero protagonista sea el destino.
El formato será con imágenes propias registradas en cada lugar, con audio ambiente, música y una voz en off que aporte datos.
No habrá un conductor, sino que se explotará el POV (point of view), la mirada subjetiva del espectador.

Página 2 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén